La demanda turística en la zona, que ha disminuido en los últimos 10 años, estaba principalmente ligada al río en una época, décadas 60-70, en que la playa fluvial era el principal atractivo para una amplia comarca donde escaseaban las posibilidades de baño, Comarca de Tierra de Medina y la Guareña, al no estar aún generalizada la construcción de piscinas en los municipios rurales. En estos años confluía en Castronuño una demanda estival, de visitas de una jornada o a lo sumo de fin de semana, procedente de dichas áreas y estimada en varios cientos de personas, que se dirigían mayoritariamente a la playa y utilizaban los equipamientos básicos existentes.

Esta demanda sostenida a lo largo de dos décadas motivó la aparición de un pequeño complejo turístico, El Benidorm de Castilla. Sin embargo, la progresiva generalización de numerosas piscinas en centros comárcales rurales, ha provocado una fuerte contracción de afluencia turística en la zona. Paralelamente, en estas fechas se constata la formación de núcleos de veraneantes estables, generalmente oriundos del mismo pueblo o de sus comarcas vecinas, que eligen Castronuño como residencia estival.

Enlaces de interés